Rate this post

Nuestros teléfonos están teniendo un impacto inmenso en la forma en que hacemos nuestras compras. De hecho, los mismos redefinieron completamente toda la travesía de toma de decisiones de los clientes.

Hace un par de décadas, un comprador usualmente visitaba una tienda antes de incluso estar seguro de lo que estaba buscando. Luego buscaban en un catálogo o pasaban por los pasillos hasta encontrar lo que deseaban comprar. Luego llamaban a uno de los asistentes de la tienda, o revisaban la etiqueta del producto que conocer más información.

Algunas veces incluso visitaban otras tiendas para ver los precios y si la calidad era diferente. Hacer una compra grande usualmente tomaba varias horas, incluso días, para reflexionar sobre la decisión.

Sin embargo, todo esto ha cambiado. El surgimiento de las compras en línea ha hecho que sea muy fácil comprar lo que uno necesita rápidamente. Si uno quiere, incluso no necesita ni siquiera salir de la casa.

‘Conectarse al Internet’ ya no significa solo iniciar sesión en tu computadora y sentarse al frente de una pantalla. Para muchas personas, un teléfono inteligente simple puede cumplir con todas las necesidades en línea.

Fue hace poco que los teléfonos inteligentes empezaron a afectar la forma en que hacemos compras; sin embargo, este cambio podría resultar en una de las transformaciones más drásticas hasta la fecha.

El comercio electrónico se encuentra con los minoristas

El 82% de los usuarios de teléfonos inteligentes reportaron que utilizan sus teléfonos para tomar decisiones sobre las compras que están a punto de hacer en las tiendas. Esto incluye la lectura de comentarios sobre el producto, la obtención de información, e incluso para investigar y buscar si pueden encontrar un producto igual a un precio menor.

Algunas personas incluso usan sus teléfonos para conseguir las opiniones de sus amigos que les envían mensajes de texto mientras se prueban vestimentas. Algunas tiendas eligieron impulsar su publicidad recompensando a los usuarios por publicar fotos de sus nuevas compras en línea y por ‘marcar’ en las redes sociales su presencia en tiendas para publicitarlas a sus amigos.

También, como nunca más personas están usando sus teléfonos para comprar productos. Hace años, resultaba inconcebible que uno usara su teléfono para gastar $1,000 dólares en productos durante su trayecto matinal al trabajo. Ahora, esto se ha convertido en cada vez más común

Usando aplicaciones de teléfonos inteligentes para dar a las compras la experiencia de un juego

Además de usar nuestros teléfonos para realizar compras directamente, se ha vuelto muy común para los usuarios descargar aplicaciones que convierten la experiencia de compras en un tipo de juego.

Existen muchas de estas plataformas ahora disponibles en las tiendas de aplicaciones. Una opción particular es Shping, una aplicación inteligente de compras que brinda recompensas por usarla.

La aplicación permite encontrar lo que un producto tiene, de dónde proviene, si es auténtico, y lo que las personas piensan de él; simplemente con escanear su código de barras.

A cambio, los usuarios pueden ganar monedas Shping. Uno puede elegir quedarse con estas monedas, cambiarlas por recompensas, o intercambiarlas por dinero fiduciario.

Esta plataforma, y otras iguales, pueden convertirse en el futuro de las compras. La misma combina la diversión de las compras en tienda con la conveniencia del comercio electrónico, y premia a las personas por usarla en el proceso.

A pesar de lo que hemos escuchado, el comercio electrónico no dará fin a los minoristas

Las tiendas minoristas físicas no están compitiendo con las tiendas en línea de comercio electrónico. En vez, brindan opciones complementarias en línea e, incluso más importante, proporcionan una experiencia de compras que las ventas en línea no pueden proveer.

Las compras móviles son una forma perfecta para unir la brecha entre el comercio electrónico y los minoristas. Las mismas tienen éxito en hacer que las experiencias de compras sean más convenientes, personalizadas y eficientes.

En una entrevista, el director comercial en línea de John Lewis, Mark Felix, dijo lo siguiente:

“Los dispositivos móviles se constituyen en nuestro canal de ventas de mayor crecimiento. Lo que es más importante, este canal se está volviendo en el enlace entre nuestras tiendas y el espacio en línea”.

“Progresivamente, los clientes están usando dos canales combinados; por ejemplo, usan sus dispositivos móviles para revisar las calificaciones y los comentarios y obtener más información del producto cuando están en las tiendas”.

Para el cliente, esto resulta en una experiencia más positiva y satisfactoria.

Para el comerciante minorista, esto podría resultar en incluso más beneficios y en un aumento significativo en su balance final. Al permitir mayor autonomía para que los clientes hagan el trabajo ellos mismos, la mayoría de las empresas podrían encontrar que necesitan contratar menos personal para que se haga cargo de los puestos de cajeros y personal de servicio; una mano de obra que se está volviendo cada vez más asociada con la inestabilidad y una alta tasa de rotación.

xxxnxx
aflamsex
xnxxx
iporn xxx
arab xxnx

Share This